martes, 1 de mayo de 2018

Consejos para un viaje a Japón(6) Comprando unos recuerdos



Se dice que Japón es uno de los países más consumistas del mundo, y cuando uno está sobre el terreno y aprecia la presentación y la calidad de los productos, además de lo cucos que son muchos de ellos (Muy kawaii todo), comprende rápidamente porqué. El mundo de los omiyage o recuerdos es virtualmente inabarcable. Te gustaría llevártelo todo, pero en última instancia toca elegir un poco o comprarte una maleta más grande. Aquí van unas cuantas sugerencias de recuerdos:

miércoles, 4 de abril de 2018

Un notario español en la Rusia de los Soviets

El triunfo de la Revolución Bolchevique atrajo una inmensa atención en todo el mundo y no dejó a nadie indiferente. Las posiciones en la prensa y literatura de la época estaban muy enfrentadas y era difícil hacerse una idea real de qué ocurría realmente en un país tan grande. Con el término de la guerra civil que sacudió el país, se hicieron inmediatamente populares los viajes de intelectuales occidentales, la mayoría convencidos comunistas o de izquierdas, con una visión tremendamente complaciente de lo que veían y muy pocas críticas, que deseaban conocer las bondades del nuevo sistema. En la época, sólo unos pocos como Herbert George Wells, Arthur Koestler o André Gide, hombres de izquierdas no obnubilados en su juicio por el dogmatismo, se atrevieron a criticar el régimen soviético. Esto les valió a su vez serios ataques por parte de la intelectualidad de izquierdas occidental.


Entre los intelectuales europeos que visitaron Rusia en las dos primeras décadas tras la Revolución, también se cuentan un buen número de españoles, algunos de los cuales ocuparon puestos de responsabilidad en el gobierno de la II República, quienes publicaron las impresiones de su viaje: Fernando de los Rios (Mi viaje a la Rusia Soviética), Ángel Pestaña (Setenta días en Rusia, 1924, si bien el texto narra su viaje de 1920), Isidoro Acevedo (Impresiones de un viaje a Rusia, 1923), Julio Álvarez del Vayo (La nueva Rusia, 1926; Rusia a los doce años, 1929), Rodolfo Llopis (Como se forja un pueblo. La Rusia que yo he visto, 1929), Julián Zugazagoitia (Rusia al día, 1932) y, por último, Diego Hidalgo Durán, que ocuparía el cargo de Ministro de la Guerra y sofocaría la Revolución de Asturias de 1934, con el libro que nos ocupa, Un notario español en Rusia, 1929.

miércoles, 28 de marzo de 2018

Consejos para un viaje a Japón (5) Descubriendo Tokio - parte 2

Boda sintoista tradicional en el Santuario Meiji
Amanece un nuevo día y, tras una noche de merecido descanso, una larga jornada de descubrimiento en la que pasaremos por Harajuku, Shibuya, Ginza y Asakusa. Viviremos los contrastes entre el Japón más tradicional y el más contemporáneo.

domingo, 25 de marzo de 2018

El fugado burlado

Terminó la fuga de Puigdemont. El juego del gato y el ratón al que nos había acostumbrado desde que salió huyendo de España en coche, amparado en la oscuridad de la noche, para instalar su nuevo centro de operaciones en Bélgica, ha llegado a su fin. 

Roger Torrent tras la detención de Puigdemont en Alemania
Si se ha tratado de un error o parte de su estrategia de jugar al despiste, lo veremos en breve, pero todo apunta a que esta vez se ha confiado demasiado. El viaje a Dinamarca que realizó en enero, durante el cual el juez Llarena se abstuvo de reactivar la orden de detención europea, le ha hecho bajar la guardia y creer que podía seguir actuando con total impunidad. 

viernes, 23 de marzo de 2018

Cinismo epistolar

La huida de protagonistas del procés al extranjero, para evitar responder ante la justicia de sus presuntos delitos, se está convirtiendo en una costumbre que amenaza con dejar vacío el hemiciclo catalán. 

Igualmente, se ha convertido en una perniciosa costumbre dejar cartas grandilocuentes, emotivas y lacrimógenas, que pintan un escenario en que ellos son seres nobles, desinteresados y moralmente superiores; personas que sólo aspiran a vivir en paz y libertad, frente a un estado opresor que presuntamente conculca sus más elementales derechos humanos y asfixia ese deseo de vivir de acuerdo a valores democráticos. Esta situación, justifica la necesidad de rebelarse y "exiliarse" para seguir defendiendo su causa. 

Marta Rovira. Fuente: By Raulpresseguer

La última de estas cartas es de Marta Rovira, discípula y sucesora al frente de ERC de Fray Junqueras, que emprende el mismo camino que insignes figuras como Puigdemont, algunos de sus consellers y la dulce Anna Gabriel ginebrina. La única duda que me queda es si se alojará en la mansión de Waterloo, en algún cuco apartamente de Ginebra o si le tienen preparada una villa campestre para ella sola, porque a sitios baratos no se van.

viernes, 16 de marzo de 2018

Los señores chupatintas

El Estado permanece mientras que los gobiernos pasan y son sustituidos por otros, del mismo signo o del contrario. El sostén y la razón de la estabilidad y durabilidad del Estado es la burocracia, la innombrada octava plaga de Egipto, pero que autores decimonónicos como Robert Michel, con su Ley de hierro de la oligarquía, o Max Weber, con el paradigma de la dominación burocrática, ya entendieron como inevitable.


El hecho que cada organización especializada de cierto tamaño acabe teniendo intereses propios y genere inercias difíciles de romper, tarde o temprano conduce a que se produzcan disfunciones: departamentos enfrentados y haciéndose la puñeta mutuamente, empleados públicos pensando en trabajar lo menos posibley encasquetando su trabajo a otros, oposición y boicot a las órdenes que, siendo legales, les resultan gravosas y opuestas a sus intereses, etc.

Esta situación ha dado lugar también a abundantes sátiras sobre la administración: desde el Yes, Minister británico, pasando por "la casa que enloquece" en Las doce pruebas de Asterix y Obelix y terminando por la pequeña joyita de la que quería hablarles, Los señores chupatintas, de George Courteline (1858-1929).

lunes, 12 de marzo de 2018

Consejos para un viaje a Japón (4) Descubriendo Tokio - parte 1

Panorámica de Tokio desde el edificio del Gobierno Metropolitano en Shinjuku
Tokio es absolutamente enorme, una verdadera megalópolis compuesta por 23 barrios, que podrían ser ciudades en sí mismas (y de hecho lo fueron), 26 ciudades, más tres pueblos y una villa. Los aficionados a las películas del Studio Ghibli que hayáis visto Ponpoko, recordaréis el modo en que las ciudades se extendieron durante los años de desarrollo posteriores a la 2ª Guerra Mundial, a costa del medio natural y las criaturas que lo habitaban, dejando espantosos bloques de hormigón donde antes había campo. Sin embargo, incluso estos bloques de hormigón pueden tener su encanto y convivir con encantadores barrios residenciales como los que aparecen en Shinchan o Doraemon.

jueves, 8 de marzo de 2018

Reseña: ¡... más banderas! de Evelyn Waugh

La guerra es algo siempre trágico que ha servido de inspiración para infinidad de libros y desde las perspectivas más variadas. Algunas se centran en el componente épico, otras, en el sufrimiento humano, como Stephen Crane en su La roja enseña del valor, Erich María Remarque en Sin novedad en el frente o el Viaje al fin de la noche de Louis-Ferdinand Céline, que además muestra su cara más absurda.


Evelyn Waugh, con esa sátira corrosiva que le caracteriza y su prodigiosa capacidad para describir el ambiente de las clases altas, se atrevió en 1942, en plena Segunda Guerra Mundial, con las fuerzas del eje todavía dominando amplias zonas del planeta y un desenlace de la guerra aún incierto, a escribir !... más banderas!, un relato de corte humorístico sobre el primer año de conflicto. Éste recoge el periodo que media desde la invasión de Polonia el 1 de septiembre de 1939, primero por los alemanes y en segundo lugar por los soviéticos, hasta el 10 de mayo 1940, cuando Alemania comienza la invasión de Francia (y la línea Maginot cae con una facilidad vergonzosa), Bélgica, Paises Bajos y Luxemburgo.

jueves, 22 de febrero de 2018

La transmutación fisica del independentismo catalán

Acojonante. No encuentro otra palabra describir de modo objetivo el despropósito independentista catalán que no acaba de morir, sino que adopta nuevas formas, cada cual más surrealista que la anterior.

Las elecciones de diciembre del año pasado volvieron a constatar que no existe una verdadera mayoría independentista en Cataluña (y mucho menos que sea abrumadora), pero sí una sociedad profundamente fracturada en dos mitades a causa de la huida hacia adelante de una Convergència que, para no asumir el coste político de los recortes a los que obligó la crisis, e intentar evitar que ERC les comiera terreno, echaron mano del "España nos roba" y ondearon, como si hubieran nacido con ella, la bandera del independentismo.

miércoles, 14 de febrero de 2018

Lecturas para un año (3)

Concluyendo con el proyecto de análisis de mis lecturas de 2017, llego a una zona interesante en que se entremezclan intereses bastante diversos. Confío que las disfruten.

Aunque apasionado de la historia y cultura japonesas, no me había animado hasta la fecha a leer a Yukio Mishima, pero una vez lo hice, tardé poco tiempo en completar su tetralogía de El mar de la fertilidad, un fascinante recorrido histórico y humano de la transición de Japón a la modernidad, con sus errores y sus aciertos. Quizá menos aciertos de lo que Mishima habría deseado, lo que le llevó a realizar el tradicional ritual seppuku como protesta por la pérdida de valores japoneses que apreciaba. La lectura de El pabellón de oro (Kinkakuji) tuvo connotaciones más especiales, pues se produjo tras haber visitado Japón y, entre otras, la ciudad de kioto en donde transcurre la acción. Por cierto, si tienen oportunidad, no dejen de visitar en Kioto el Pabellón de plata (Ginkakuji), les aseguro que es incluso más destacable.


© La Justicia Como Equidad
Maira Gall